Los desafíos del supermercado online

Los desafíos del supermercado online

El comercio electrónico crecerá casi un 20% en Europa durante 2015. El ascenso de las ventas en la red se consolida año tras año. Así lo confirma un estudio elaborado por RetailMeNot y Centre for Retail Research, que prevé que el volumen de compras alcance los 185.390 millones de euros en el continente, frente a los 156.280 millones de 2014.

Entre los sectores más potentes en el e-commerce, se encuentran la tecnología y la moda. No obstante, en los últimos tiempo también se observan avances en otros ámbitos como los bienes de primera necesidad. En Reino Unido, la batalla por el comercio de la alimentación online ha comenzado. Allí se encuentra la mayor empresa del mundo en este campo, Ocado, que facturó más de 1000 millones de libras solo el año pasado.

En otros países, como España, el negocio de los supermercados online es todavía incipiente. Sin embargo, lo que parece claro es que los distribuidores de la alimentación deberán adaptarse próximamente a un nuevo tipo consumidor, nativo digital, que cada vez quiere dedicar menos tiempo a hacer la compra.

 

¿Cuáles son los retos?

El salto al mundo online de la venta de bienes de primera necesidad supone algunos desafíos. El primero es el de lograr una gestión óptima de la cadena de suministro. Y es que si por algo se define internet es por su inmediatez, algo todavía más importante cuando hablamos de productos que pueden ser perecederos. En este sentido, se espera que las tecnologías como el EDI jueguen un papel todavía más destacado en los próximos tiempos, gracias a su capacidad para intercambiar datos en tiempo real entre proveedores, transportistas y distribuidores.

Los supermercados online, como cualquier otro comercio electrónico, también deberán esforzarse para ganar la confianza de los usuarios. Y, sin duda, para eso la cantidad y calidad de la información que sean capaces de ofrecer será determinante. A ello hay que añadir que la Unión Europea ya vela por la seguridad nutricional de los consumidores en la venta a través de la red con el Reglamento 1169. Esta normativa, obliga a los distribuidores de la alimentación a mostrar datos clave de sus productos, como la información nutricional, los alérgenos, el lugar de origen o procedencia o la fecha de caducidad y de consumo preferente entre otros, y esta información debe estar disponible antes de que el consumidor realice la compra.

Para garantizar el cumplimiento de la legislación y, al mismo tiempo, facilitar la expansión del comercio electrónico, EDICOM ha desarrollado una solución específica para el sector. Se trata de EDICOMData, un catálogo electrónico que sincroniza las bases de datos de producto de proveedores y distribuidores, para que la información nutricional se encuentre siempre actualizada.