El etiquetado alimentario previene riesgos para la salud

El etiquetado alimentario previene riesgos para la salud

La celiaquía es una enfermedad cada vez más frecuente. En Europa, una de cada cien personas tiene intolerancia al gluten. Para ellos, comer productos que contengan esta proteína, presente en el trigo, la cebada, el centeno o la avena, puede tener consecuencias potencialmente perjudiciales para la salud. De ahí, la importancia de un etiquetado fiel, que vele por la seguridad alimentaria. En este sentido, la Unión Europea ha tomado medidas destinadas a aumentar la información que reciben los consumidores no solo en la tienda física, sino también en la compra online, una práctica que crece entre los consumidores.

La normativa de etiquetado alimentario vigente actualmente se puso en marcha en diciembre de 2014. Se trata del Reglamento 1169/2011 que establece que los proveedores y distribuidores europeos de productos de alimentación deben incluir información adicional y detallada en el etiquetado alimentario, aun cuando la venta se realice a través de un portal web. Y es que los consumidores necesitan conocer las características del producto, antes de realizar la compra para evitar posibles daños en su salud.

El Reglamento 1169 determina los aspectos que deben aparecer en la etiqueta o, en su caso, en la descripción del producto en la web. Entre ellos, cobran un lugar importante las sustancias que causan alergias o intolerancias. Es el caso del gluten, pero también de los crustáceos, los huevos, los lácteos, la soja y otros recogidos en el anexo II de la normativa.

El artículo 36 señala que los productos también podrán incluir voluntariamente otra información adicional siempre que no induzca a error y esté basada en datos científicos. Así se garantiza una mayor seguridad para los consumidores y se previenen riesgos irreversibles para la salud de los celiacos y de otros colectivos con problemas alimentarios.

 

La responsabilidad de proveedores y distribuidores

El cumplimiento del Reglamento 1169 exige que proveedores y distribuidores mantengan actualizados los datos de los productos para que el etiquetado sea fiel a la realidad. Además, deben ser capaces de plasmar esa información correctamente en su tienda online. Para facilitar este procedimiento, la solución EDICOMData sincroniza automáticamente las bases de datos de productos de ambos y sirve la información en un formato estructurado que se integra fácilmente con el portal web.